Buscador

jueves, 24 de diciembre de 2015

Que vienen los comunistas

He de reconocer que hasta el tercer curso de Económicas, con 21 años, no tuve ninguna asignatura que me explicara en qué consiste cada régimen económico. Hasta ese momento, la asignatura de Historia, no abordó apenas temas de economía, limitándose a contarnos acontecimientos varios con sus correspondientes fechas. Probablemente lo de no tratar ciertos temas cuando el estudiante tiene 13 o 14 años sea un fallo del sistema educativo pues hay datos que los ciudadanos deben conocer para poder votar con criterio cuando sean mayores de edad. O igual no es un fallo teniendo en cuenta la información sesgada que puede ofrecer cada profesor según su ideología, pensará más de uno. Yo, sin embargo, creo que no tiene por qué influir.

 Cuando yo estudié, el decano de mi Facultad era un tipo muy de izquierdas apellidado Berzosa (que más tarde sería rector de la UCM, apodado "el rector rojo") y en esas aulas enseñaban profesores muy afines al comunismo y, los más moderados, a la social democracia. Pero en aquellos años fue precisamente cuando estaba cayendo el telón de acero por la Europa del Este y ni siquiera estos señores pudieron negar el rotundo fracaso del sistema comunista, de hecho nos explicaron todos sus fallos, corruptelas incluidas, con la clara conclusión de que el capitalismo es el sistema que tenemos en Occidente donde se vive mejor, un sistema capaz de crear riqueza, en mayor o menor medida en función de la coyuntura económica, un sistema, eso sí, mediante el cual los ricos cada vez serán más ricos y los pobres cada vez más pobres pero, que pese a todo, es el sistema "menos malo".

Es más, mi primer voto cuando tenía 19 años, fue para Julio Anguita, tipo que siempre me pareció simpático, amable y fiel a sus ideas. Luego ya no, evidentemente. La idea de un gobierno capaz de conseguir que todos seamos iguales no tiene ni pies ni cabeza, entre otras cosas porque ni todos somos iguales ni obramos de la misma manera.

 De todas formas, tampoco hay por qué estudiar para saber ciertas cosas. Creo yo que casi todos sabemos qué es una cartilla de racionamiento o un corralito financiero. No hay más que oír la radio, ver la televisión o leer la prensa que por internet es gratis. También lo cuentan las películas, a quien le guste el cine. A poco que pensemos un poco y atemos cabos, cuando nos hablan de racionamiento, escasez, corralito, podemos asociar estos conceptos a determinados países. Lo que no sé si la prensa deja claro es que Cuba es comunista, que Venezuela es comunista y que Grecia es comunista o si sólo se limita a decirnos lo pobres que son los cubanos, las horas de cola que hay que hacer en Venezuela para comprarse una camisa o la impotencia que siente un griego cuando va al cajero automático y no puede  disponer del dinero que ha ahorrado. Realmente, oigo poco la palabra comunista en los medios.

 El caso es que este fin de semana ha habido elecciones en España y, si te pones a sumar, te das cuenta de que 6,7 millones de españoles han votado COMUNISMO. Todo un récord en la historia de este país. Lo que no sabemos es si esos 6,7 millones de personas saben qué es el COMUNISMO y cómo les ha ido a los que han vivido bajo ese régimen. Seguramente digan "yo he votado contra los corruptos y contra los recortes". Así de fácil. Y yo les digo: me parece respetable pero HABÍA OTRAS OPCIONES bastante más sensatas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada