Buscador

sábado, 20 de enero de 2007

La Democracia

el sistema "menos malo"

El político de hoy es una persona con sed de poder y el poder es el medio para procurar una vida muy desahogada para sí mismo y para los suyos. Eso de estudiar una carrera y batirse el cobre en el mercado laboral o estudiando unas oposiciones queda para los cenutrios que sólo aspiran a cobrar una triste nómina con la cual poder pagar una hipoteca hasta la jubilación. En este país para ganar dinero hay que ser deportista de élite, famosote, político y/o delincuente. Al menos esta es la clara idea que extrae quien ve con cierta frecuencia la televisión o lee el periódico.

Por tanto, que en España haya una importante bolsa de dinero negro es algo que interesa al que gobierna porque normalmente participa en el pastel. Luego viene la acertada pregunta: si todos los partidos son iguales ¿para qué vale la democracia?. Yo, las pocas veces que he perdido mi tiempo yendo a votar, lo he hecho con esperanzas nulas de elegir a alguien que no me va a robar (entendiendo como “robar” el hecho de cobrarme impuestos para luego utilizar con ineficacia mi dinero). Normalmente si voy a votar no es para elegir a uno sino para que se vaya el que está porque lo ha hecho mal y hay que castigarle.

En definitiva, lo veo muy claro: la democracia es el instrumento para que el político actúe sin remordimientos respaldado por la idea de que ha sido legitimado por el pueblo. No por ello voy a decir que es mejor una dictadura (Dios me libre) pero tampoco voy a ser muy generoso al hablar de democracia, la cual tiene muchos fallos. Por nombrar uno, los distintos sistemas de cómputo de votos y asignación de escaños, entre los cuales el que hay en España se lleva la palma (de los nefastos), y es que sigo sin entender que valga menos el voto del ciudadano de una zona que el de otra con el resultado de que haya partidos que habiendo tenido menos votos, al final tengan más escaños.

Concluiré diciendo que la democracia es un sistema que a lo largo de la historia ha demostrado ser “el menos malo”, es decir, que no hay mejor alternativa. Simplemente.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada