Buscador

martes, 12 de septiembre de 2006

El IPC

La Gran Farsa

Como estaba previsto, 2006 está siendo el año de las subidas de tipos de interés. Nos dicen que es "porque hay mucha inflación" (sube el IPC por culpa del petróleo) y "hay que controlarla subiendo los tipos". Yo siempre he pensado que cuando las autoridades deciden subir los tipos de interés (o devaluar una moneda, cuando se podía) es porque están fracasando en política económica.

El resultado es que, entre unas cosas y otras, estamos perdiendo poder adquisitivo. Sobre todo los trabajadores. Hace poco nos han dicho que la hipoteca media se ha encarecido 1.500 euros al año que es casi como decir que la familia media tendrá que quedarse en casa durante las vacaciones de verano, sin poder ir a ningún sitio. Por si fuera poco, de aquí a nada tendremos que prescindir del coche dado el elevado precio del combustible y la cantidad de tributos de toda índole que soportamos por el hecho de circular y estacionar en nuestra ciudad.

Mientras, tendremos que seguir creyéndonos lo que nos dicen: que el IPC ha subido un 3 o un 4 por ciento (¿por qué?... entre otras cosas porque la vivienda no cuenta aunque en muchos casos la hipoteca represente más del 50% del sueldo) y, para más delito, que ese 4% que a nosotros nos parece poco (porque es lo que nos subirán los salarios) es muchísimo y que hay que subir los tipos de interés.

Se me ocurre pensar que si el IPC no fuera un mero instrumento político para engañar al personal (esto nunca lo he dudado y lo mantendré siempre) y reflejara el encarecimiento real de la vida, debería tener en cuenta subidas como las que experimentan las hipotecas de interés variable, que son la mayoría. También las rentas que pagan los arrendatarios de vivienda (que son reflejo de la subida del precio de la misma). Entonces ya no sería válido eso de “subimos los tipos para controlar la inflación” (subiendo los tipos, subiría también el IPC) y dejaríamos de pensar que nos están mintiendo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada