Buscador

martes, 22 de agosto de 2006

La Invasión

Los parches de Rubi

Cuando llega un inmigrante ilegal a una playa de Canarias, lo primero que se hace es asistirle mediante asistencia médica, alimento y vestimenta si fuera necesario. A continuación se le pide la documentación o se le pregunta por su país de procedencia para deportarle a su lugar de origen porque es ilegal (no tiene permiso de entrada). Es aquí donde empieza el problema: ninguno lleva documentación y suelen tener amnesia, hasta el punto de no saber de dónde son (o no querer saberlo, claro).

Tras unos días de estancia en centros habilitados al efecto, son enviados en aviones a la península. Normalmente van a Madrid donde se les dejará libres para que se busquen la vida como buenamente puedan. Aunque no saben quiénes son ni de dónde vienen sí saben que España hoy por hoy es el lugar ideal. Si encuentran un trabajo, con este gobierno se les regularizará y podrán quedarse aquí a vivir.

A propósito de este tema, ayer por la mañana oí en televisión que unos cuantos inmigrantes ilegales volaban ya hacia la península. Pero en esta ocasión iban hacia Barcelona. Imagino que a alguien se le habrá ocurrido que es conveniente acercarles a los Pirineos porque muchos hablan francés y, con un poco de suerte, le pasamos el marrón a los gabachos; no deja de ser una imaginación mía. También puede ser que en Madrid ya no quepan; quién sabe.

El caso es que, tras ver la noticia en televisión, a media mañana abro el periódico y me entero de que ERC (partido político catalán de izquierdas que, por esta condición, debería estar encantado de la llegada de inmigrantes que sólo buscan una vida mejor y que de paso enriquecen nuestro país caracterizado por la hospitalidad y el crisol de culturas y blablabla…) exigió durante el fin de semana pasado explicaciones pro la irresponsabilidad del Estado en este problema (ahora sí es un problema porque van de Canarias a Barcelona) de los flujos migratorios.

Hacen bien en exigir responsabilidades al Estado o al Gobierno aunque en este caso estén siendo incongruentes con su ideología porque si ocurre reiteradamente algo que es previsible (como decíamos con los incendios en verano) hay que pedir responsabilidades a un gobierno que sigue sin diseñar una política concreta y que sigue improvisando sobre la marcha. El último parche al problema consiste en pone 2 patrulleras para vigilar los 700 km que tiene la costa de Senagal. Digo yo que igual se les escapa alguna barca...

NOTA: de la RAE, invadir: "Ocupar anormal o irregularmente un lugar".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada