Buscador

domingo, 20 de agosto de 2006

Borja Rodríguez

El nuevo rico

Que Zapatero gusta a los de izquierdas es un hecho bastante evidente. Pero: ¿por qué gusta Zapatero? Si nos fijamos en sus hábitos de vida no parece el líder ideal del obrero. Quienes se autoproclaman de izquierdas desearían un presidente humilde, cercano al pueblo, que viva por y para la política, en pos del interés general, dejando de lado sus intereses particulares. O sea, a la antigua usanza.

Habida cuenta de que la izquierda siempre se ha caracterizado por la envidia, imagino que a pocos les habrá gustado saber que el presidente se vaya a veranear a un palacio acompañado de no sé cuantos cocineros como si de un monarca se tratara. Seguro que añoran la imagen de Isidoro con la chaqueta de pana o, para no irnos tan lejos, la del propio Rodríguez con un traje de esos de "pague 1, llévese 2 y la corbata que quiera" aderezado con unos flamantes calcetines blancos (véase foto).

Y digo lo de las lujosas vacaciones del presidente por comentar una noticia que se ha hecho pública este verano, sin entrar en el despilfarro diario con cargo a nuestros bolsillos que supone mantener en estado de suprema comodidad a mandatario y ministros.

Sin embargo, la izquierda perdona estas cosas y más. Porque, no lo olvidemos, Zapatero es el “azote de la derecha” y la derecha es siempre mala en todos sus aspectos (qué pena que haya tan pocos zurdos). Eso es lo que vende, lo que cuenta.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada