Buscador

miércoles, 19 de julio de 2006

Lofts

"Prohibido vivir"

La Constitución Española dice que todos los españoles tenemos derecho a una vivienda digna. Ante esta premisa, parece difícil que el alcalde tenga la osadía de echar de su única propiedad a una familia que la ocupa en calidad de vivienda habitual. Sin embargo, hay casos en los que el edil no traga y ha pensado que algo hay que hacer para hacernos la vida un poquito más difícil que es lo que le gusta.

El Ayuntamiento quiere evitar la venta fraudulenta de edificios industriales en forma de "lofts". Se entiende que la venta de "lofts" es fraudulenta cuando el comprador piensa en usarlos como vivienda. Para ello, se ha modificado el Plan General de forma que estos locales tengan una superficie media de 175 metros cuadrados, evitando una excesiva fragmentación y una posterior comercialización; es lógico que si el local tiene 175 metros cuadrados ya no se podrá vender a un precio accesible.

Por otro lado, hay que decir que el Ayuntamiento tiene precintadas varias promociones en construcción de apartamentos turísticos en Madrid a la espera de que salga una normativa restrictiva en cuanto a su presunto uso como vivienda.

La interpretación que da al Ayuntamiento a esta situación, la de que un individuo pretenda vivir en un local o en un apartamento turístico, coloca a los compradores (ciudadanos) como auténticos delincuentes, personas que actuaron de mala fe porque pudiendo comprar una casa normal predirieron infringir la ley. Entre otras cosas, se da por supuesto que el vendedor (empresario) informó correctamente, cosa que en la mayoría de los casos no es cierta.

Y digo yo ¿quiénes son los perjudicados por este tipo de medidas?. Parece claro que los jóvenes que pretenden acceder a su primera vivienda. En un mercado inmobiliario que a estas alturas es inasequible para cualquier bolsillo corriente, no hay más remedio que buscar soluciones más "baratas" (entrecomillado porque hoy barato no hay nada) como han venido siendo, por ejemplo, los locales comerciales.

Está claro que nadie vive en un local por gusto sino más bien porque no le ha quedado otra opción. Pero NO. Ahora viene Gallardón y pone trabas para que quienes no pueden permitirse el lujo de acceder a una vivienda digna tampoco puedan buscar alternativas.

Ya queda menos para las elecciones municipales y no sería de extrañar que este señor tenga una sorpresa desagradable porque no hay duda de que, sin entrar en si es bueno o malo, es el alcalde más polémico que hemos conocido y eso no es bueno.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada