Buscador

jueves, 23 de marzo de 2006

Real Madrid a la deriva

Renovarse o morir

La estrategia de Florentino Pérez ha fracasado y el Real Madrid es hoy un equipo a la deriva.

La intención no era mala. En la última etapa como presidente, se decantó por fichar a brasileños. Los brasileños son al fútbol lo que los norteamericanos al baloncesto. Son los mejores, siempre son los favoritos para ganar cualquier mundial.

Pero esto no ha funcionado. De hecho, los grandes clubes del mundo han fallado cuando se han dedicado a fichar jugadores del mismo país. Le pasó al Barcelona de Van Gaal cuando hizo del equipo una sucursal de la selección holandesa y ahora le ha pasado al Real Madrid. Claro que más de uno apuntará alguna excepción como aquel Milan de los Van Basten, Gullit y Rijkaard.

Al margen del mal resultado que da aglutinar jugadores foráneos de la misma nacionalidad, la selección que hizo Florentino no fue la idónea. Partía de un solo brasileño, un Roberto Carlos que ya es mayor. Luego fichó al gran Ronaldo que esta temporada está descentrado, desmotivado. Más tarde compró a Robinho que no termina de cuajar. Después a un tal Baptista que de momento sólo ha demostrado ser una castaña. Finalmente ha venido uno muy bueno: Cicinho, que recuerda a Roberto Carlos cuando vino. Por contra, el año en que se pudo fichar otro brasileño, Ronaldinho, prefirió fichar a Beckham porque el Real Madrid de Florentino también quería dar buena imagen y siempre es mejor un metrosexual rubio que un negro feo con los dientes descolocados. Demasiados errores en poco tiempo.

Ahora toca recomponer y planificar. Hay buenos mimbres y sólo hay que sentar bien las bases. La gran proyección de jugadores jóvenes como Casillas, Sergio Ramos, Cicinho, Soldado o el mismo Robinho debe ser aprovechada para configurar un equipo (no un grupo de estrellas) y para jubilar a más de uno, en especial a los que llevan más de 10 años jugando en primera división o los dos últimos sin hacer nada, esos que ya lo han ganado todo y han perdido la ilusión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada