Buscador

miércoles, 15 de marzo de 2006

La Carta de Hacienda

Las malas maneras...

No es de recibo que la Agencia Tributaria se gaste nuestro dinero en enviar de manera masiva una carta amenazante reprochándonos que el año pasado no pusimos en nuestra declaración de la renta la referencia catastral de las casas que poseemos o utilizamos, es decir, de casas propias ¡o ajenas!.

En primer lugar, el objeto de la declaración de la renta es que saldemos nuestras cuentas con hacienda, no que suministremos datos adicionales.

En segundo lugar, quieren entrar en nuestra intimidad y en la de terceras personas. Por ejemplo, si yo vivo en casa de mis padres, de un familiar o de un amigo, les voy a tener que pedir la referencia catastral de su casa para poder hacer la declaración.

Y en tercer lugar, el año pasado muchos nos limitamos a confirmar un borrador elaborado por la propia administración por lo que no tuvimos oportunidad de ofrecer el dato que ahora se nos reclama.

...y la intromisión del Estado

en nuestra intimidad

En efecto, fue novedad el año pasado la "obligación" (entrecomillada porque no está regulada en ninguna normativa) de ofrecer datos catastrales en la declaración de la renta. De este modo, los programas de ayuda de la AEAT no generaban los modelos si un individuo no ponía los datos catastrales de la casa donde vive a no ser que pusiera una "clave 4" correspondiente a "otra situación", cosa que hizo la mayoría. Al fin y al cabo es un dato que no afecta al resultado de la declaración. Parece claro que este año no quieren que suceda algo parecido y nos envían una carta amenazando con posibles requerimientos porque son muy conscientes de que "una carta de hacienda acojona".

Ahora yo me pregunto: ¿llegará algún día hacienda a invadir nuestra intimidad hasta el punto preguntarnos en qué nos gastamos el dinero o cuáles son nuestros hobbies?... ¿Hasta qué punto es obligatorio utilizar un impreso cuyo objetivo es liquidar un impuesto para obligarme a comunicar datos que no afectan al resultado de mi declaración?... ¿Por qué hacienda persigue hasta la extenuación y con tanto celo a los ciudadanitos de a pie mientras las grandes fortunas (entre las que están políticos y gobernantes) campan a sus anchas y evaden impuestos en paraísos fiscales?.

Muchos presumen de democracia y libertad (sobre todo los que hay ahora) pero hay cosas que nunca cambian o, si lo hacen, es a peor.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada