Buscador

domingo, 12 de marzo de 2006

Piratería

buena y mala

Estos son los cachés (tarifa por concierto) de algunos grupos y solistas españoles:

David Bisbal, 60.000 euros; Andy y Lucas, 54.000 euros; Amaral, 50.000 euros; El Canto del Loco, 40.000 euros; Miguel Bosé, 40.000 euros; Jarabe de Palo, 25.000 euros; Fangoria, 24.000 euros; Pereza, 15.000 euros; La Fuga, 12.000 euros; Boikot, 9.000 euros; Sexy Sadie, 8.000 euros; Fábula, 5.500 euros.

Por tanto no se puede entender a qué se debe tanta polémica con el tema de la piratería. Si quieren ganar dinero algunos no tienen más que ir a trabajar dos o tres días al año. ¡Quién pudiera decir lo mismo!

Teniendo clara una idea tan básica como que quien quiere ganar dinero tiene que trabajar (tiene que celebrar conciertos) lo que llaman piratería se convertiría en un excelente medio de difusión de la obra. Propaganda gratuita.

Y quede claro que no por lo dicho estoy defendiendo la piratería en su más amplia vertiente. En concreto opino que las autoridades deberían acabar con las organizaciones que mueven millones de euros vendiendo copias a través de “redes comerciales” tras las que hay cientos de personas explotadas. El problema es el de siempre: que el encargado de perseguir el fraude siempre va a lo fácil, es decir, a por el débil que en definitiva es el que menos culpa tiene.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada