Buscador

miércoles, 25 de enero de 2006

El nuevo IRPF (2)

las rentas del trabajo

En la presentación de la reforma fiscal prevista para 2007, nos dice el gobierno que se favorecerán las rentas bajas y las del trabajo. Ante esta afirmación cabe hacer varias consideraciones:

1) La introducción de un mínimo exento más generoso que el de antes implica, efectivamente, un factor de progresividad que, en principio, puede favorecer al que menos gana. No obstante no podemos descuidar que ahora el primer tramo gravado pasa de tener un tipo marginal del 15% a un 24% lo cual contrarresta el efecto. Por tanto, quienes tengan rentas de 18.000 euros al año seguramente no noten la anunciada reducción del impuesto. Incluso habrá quien compruebe que paga más que antes o le devuelven menos porque, no lo olvidemos, han bajado la deducción por compra de vivienda y, al contrario de lo que se prometió, no han puesto ninguna deducción por alquiler.

2) Bajada del tipo más alto desde el 45% al 43%. En este punto no podemos dejar de comentar que los asalariados supermillonarios (como los jugadores de fútbol de élite que ganan 12 millones de euros brutos al año) desde 2007 pagarán un 2% menos, es decir, se ahorrarán casi 40 millones de pesetas en impuestos todos los años. A éstos sí que le gustará la reforma. También a los políticos cuyas rentas normalmente exceden de los 52.360 euros que marcan el inicio del tramo gravado al 43%.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada