Buscador

lunes, 16 de enero de 2006

Hacienda es mala...

...pero no siempre tiene la culpa

Quienes tienen la desgracia de no tener un empleo fijo y obtienen rentas de varios pagadores a lo largo del año, suelen estar obligados a hacer la declaración de la renta y, cuando llega Mayo, tienen que sacrificar una nómina para no deber nada a la omnipotente Hacienda. Sobre este tema he leído comentarios en estos Blogs y la prensa suele publicar las cartas al director que envián los perjudicados, los obligados a declarar y... a pagar.

Muchos se enteran de esta indeseable obligación tarde, cuando van a pedir una ayuda pública, un subsidio o una vivienda y les piden certificación de ingresos, momento en el cual acuden a la Agencia Tributaria y les es denegado tal certificado por no haber hecho la declaración. Entonces, no sólo se ven obligados a hacer la renta sino que hay sanción por estar fuera de plazo.

Ni que decir tiene que, dada la precariedad del mercado laboral que tenemos en España, este hecho cada vez es más frecuente. Luego llega el recurso del pataleo y, como digo, leemos en los distintos medios cartas en las que se despotrica contra Hacienda.

No voy a negar que Hacienda es mala y, sobre todo, desagradable. Por mucho que nos digan que hacienda somos todos y quieran pintar a esta entidad como amiga, a mí no me convencen. Entre otras cosas porque la pasta que nos quitan está gestionada por políticos y son todos unos despilfarradores y unos chorizos. Por otro lado, la presión fiscal recae fundamentalmente sobre el débil, sobre el trabajador.

Pero en el caso que se plantea mucho me temo que Hacienda no es la culpable sino la precariedad del mercado laboral. Pensar que pago más porque mis contratos son temporales es un error que denota insensatez. Es cierto, que el que tiene contrato fijo no paga en mayo, o incluso le devuelven, pero ello es debido a que lleva todo el año soportando religiosamente en sus nóminas un generoso porcentaje de IRPF. Debe quedar claro que, al final, todos pagamos en función de lo que hemos ganado. (excepto, claro está, las grandes fortunas que tienen los medios para soslayar al fisco impunemente).

No duden que si en los contratos temporales en vez de retenernos un 2% nos retuvieran un 15%, todos estos que despotrican porque les sale a pagar, pasarían a añorar las fechas de la declaración de la renta porque verían este período como "la fecha en la que hacienda me devuelve y con eso me pago las vacaciones de verano".



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada