Buscador

lunes, 1 de agosto de 2005

Los cacos

Precaución

Comienza agosto y la mayoría de los españoles abandonarán su ciudad. Unos porque no les queda más remedio que ceñirse a las normas de su trabajo y otros porque inexplicablemente, les gusta seguir "disfrutando" de las masificaciones, los atascos y el estrés aunque, en este caso, en escenario distinto.

Los que no veranean, sin embargo, son los cacos. Las casa vacías constituyen una importante oportunidad para los amigos de lo ajeno. Además no debemos olvidar un factor de riesgo añadido en nuestros días: que cada vez hay más inmigrantes cuya situación de precariedad les induce a robar, en unos caos para comer y en otros para servir a las mafias que se dedican al robo. Entramos en temporada de robos.

Los consejos de la policía para evitar que entren en nuestra casa y nos quiten lo poco que tenemos y que tanto nos ha costado ganar de manera honrada son para este año:

- Puertas seguras (a ser posible blindadas) y que queden bien cerradas.
- Poner los medios necesarios para evitar que los desconocidos se enteren de que nos vamos. No irlo pregonando por ahí.
- No bajar todas las persianas. Mejor dejarlas entreabiertas.
- No desconectar la corriente eléctrica de casa. Que funcione el timbre. Hay quien va más allá y conecta la radio o la luz con un temporizador para que se apague y se encienda a determinadas horas.
- Cuidado con el buzón. Como se acumule la propaganda, mal asunto. Imagino que algunos profesionales del robo la utilizarán incluso como señuelo así que sería bueno encargar a alguien que nos lo vacíe de vez en cuando.
- La policía también recomienda dejar algo de ropa tendida y que algún vecino se encargue de cambiarla. Ésto personalmente me parece una chorrada de tres pares de cojones.
- Ni se os ocurra dejar un mensaje en el contestador diciendo "en este momento estoy de vacaciones". Es de perogrullo pero ahí queda. Si lo ha dicho la policía será por algo.
- Guarde los objetos de valor en caja fuerte. Aunque lo aconseja la policía pero yo soy más partidario de esconderlos en lugares insospechados. A no ser que tu casa sea una "solución habitacional" de esas que recomienda Trujillo donde por mucho, que quieras esconder algo, es que se ve todo.

Si, a pesar de todo eres un cenizo y, tras tomar todas las precauciones, llegas de vacaciones y te han desvalijado tu humilde hogar, sin tocar nada llama a la policía. Tienes derecho durante unos minutos a cagarte en todo lo que se menea, a maldecir a los dioses e, incluso, a pensar que "seguro que ha sido gentuza de esa". Pero, recuerda, sólo durante unos minutos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada