Buscador

miércoles, 27 de julio de 2005

El Atascazo

Somos demasiados

Se buscan culpables. La vuelta del puente de Santiago registró uno de los mayores atascos de la historia y está claro que alguien tiene que cargar con las consecuencias como ya ocurriera en el puente de mayo.

Esta vez todo el mundo pensó lo mismo: "aprovecho todo el Lunes en la playita, me echo una buena siesta y salgo por la noche hacia Madrid que seguro que ya no hay nadie por la carretera ya que la gente prefiere conducir con luz de día". Ésto hasta hace poco funcionaba pero ya hemos visto que ahora ni por esas.

El caso es que los afectados culpan al gobierno por su falta de previsión y actuación y éste, a través de la DGT, culpa a los conductores. Entretanto, la oposición aprovecha para calificar de "tercermundista" todo lo acontecido durante aquella noche. Lo de siempre. Todo son críticas pero nadie aporta soluciones ni indaga sobre las causas.

En mi opinión lo del atascazo es una muestra más del rápido proceso de pérdida de calidad de vida que estamos sufriendo los españoles y, más en concreto, los madrileños. En la línea en la que suelen actuar los gobiernos, podríamos evitar el problema de los atascos que se producen en la A-3 en fechas puntuales ajustando la oferta a la demanda, esto es, haciendo una gran inversión en 3 superautopistas de 8 carriles con destinos directos entre la capital y Valencia, Alicante y Murcia, respectivamente. También evitaríamos el problema poniendo un peaje en Cuenca cobrando 100 euros a todo el que quiera pasar y así, además, el Estado ganaría dinero.

Pero ¿de qué vale solucionar un problema sin actuar sobre el foco del mismo que también es causa de otros problemas?. No sólo son las carreteras. Se colapsan los hospitales, las guarderías, los colegios, el transporte público, etc.

En mi opinión, la pérdida de calidad de vida está directamente relacionada con el incremento descontrolado de la población. Y los atascos, evidentemente, con el crecimiento desmesurado del parque automovilístico y con un misterioso aumento -que no se da en mi caso- del poder adquisitivo de los ciudadanos (todo el mundo se queja de no tener un duro pero vas a cualquier sitio y se respira el consumismo).

Nótese la paradoja: tenemos mayor poder adquisitivo y peor calidad de vida. Todo apunta a que ello se debe a que somos demasiados. ¿Quién es culpable de ésto? ¿Habrá algún gobierno capaz de solucionar el verdadero problema?.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada