Buscador

domingo, 24 de julio de 2005

Tarjetas de Crédito

sí, pero con cabeza

Hace años estaban relacionadas con personas de alto nivel adquisitivo o autónomos y hoy son una línea importante de negocio destinada a todos, incluso a jóvenes sin oficio ni beneficio. Se trata de captar clientes, a ser posible propensos al endeudamiento. Algo parecido a lo que está ocurriendo con las tarjetas prepago de los teléfonos móviles, un producto ideado en un principio para dultos pero que encuentra un filón en los adolescentes.

Muchas tarjetas nos ofrecen la cuota anual gratuita y otras llegan más lejos prometiendo el abono de un porcentaje de las compras que realicemos con este medio de pago. Las hay que ofrecen importantes descuentos al adquirir el producto de quien las vende (por ejemplo, las de las agencias de viajes) y las hay que prometen recompensas por objetivos (como esas que te pagan un par de euros por cada gol que meta tu equipo -mal asunto para los del Atleti, je,je-).

La inventiva no tiene límites porque, no nos engañemos, a las entidades financieras les interesa que consumamos y, a veces, que seamos morosos (en su justa medida y mientras la economía marche decentemente, claro).

Detrás de todo, como siempre, está la letra pequeña. No debemos creernos todo lo que nos dicen. Así, por ejemplo, lo de la cuota anual gratuita suele serlo sólo el primer año y son frecuentes los casos en los que a partir del segundo o tercer año te cobran comisiones desmesuradas (la cuota que te ahorraste al principio se la cobran con creces) además de ponerte mil obstáculos para darte de baja. Lo de que te pagan un porcentaje de las compras que hagas suele ser a partir de cantidades elevadas de dinero (normalmente 6.000 euros de compras al año). Los descuentos en compras o los premios porque tu equipo marque gol también están sujetos a otros requisitos muchas veces inalcanzables.

Como se decía antes, nadie da duros a peseta y es raro que un banco palme pasta con un cliente.

No obstante, en la sociedad del consumismo en la que estamos inmersos, es conveniente informarse y aprovecharse de algunas ventajas que podemos obtener cuando consumimos ya que hay que reconocer que algunas tarjetas son interesantes para algunos perfiles de consumidor.

Tarjetas de crédito sí, pero con cabeza.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada