Buscador

martes, 8 de marzo de 2005

Éste es el horizonte

¡Po vaya horizonte!

Una de las grandezas de Internet es que sin movernos de una silla podemos acceder al mundo exterior y tener perfecta información sobre las cosas. Por poner dos ejemplos bastante significativos y que están en auge: la ciberbúsqueda de empleo y la ciberbúsqueda de vivienda.

Dicen que "ojos que no ven, corazón que no siente" y, desde que está Internet, los ojos -al menos los míos- ven y muchísimo. La parte mala de tanta información es que nuestra felicidad se hace más vulnerable ante la cruda realidad.

Mis ojos ven cómo los portales que ofrecen empleo son medios de reclutamiento fácil y rápido de mano de obra barata. Viendo tanta oferta de empleo podemos llegar a pensar que el que no trabaja es porque no quiere, sobre todo si se trata de gente joven. Pero... ¿a qué salarios?. En estas páginas parece que todas las empresas se ponen de acuerdo para ofrecer lo que se puede denominar "salario estándar", o sea, entre 700 y 900 euros al mes con jornada completa y turnos flexibles y partidos, o sea, todo el santo día dedicado al patrón. Muchas piden experiencia, idiomas y toda la pesca, claro.

Mis ojos también ven cómo los portales de vivienda son muy eficaces en las búsquedas pero, al menos en Madrid, no encuentran nada por debajo de los 180.000 euros que es lo que puede costar un cuchitril de 30 metros. También son eficaces en el cálculo financiero, lo suficiente para abrirnos los ojos y darnos cuenta de que una hipoteca de 180.000 euros a 30 años arroja unas mensualidades superiores a 750 euros mensuales, cantidad muy similar a la que pagan en el mercado de trabajo.

Y todo ello suponiendo que lleguemos al banco y éste tenga a bien concedernos ese porrón de millones de las antiguas pesetas porque tengo un amigo que, ganando más que los salarios comentados, al ir a pedir financiación, le han despachado a las primeras de cambio...

Ante este panorama es difícil mirar hacia adelante y eso que superzetapé es "el hombre que te regalará un piso y un ordenador".


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada