Buscador

miércoles, 16 de marzo de 2005

Malditos Impuestos

El IRPF que nos viene

Hay quien todavía se cree que el PSOE va a diseñar un impuesto sobre la renta que beneficie a las clases más bajas en detrimento de las altas. Nada más lejos de la realidad. A la previsible reducción del tipo impositivo más alto (que, dicho sea de paso, es el que se aplica a la clase política de nuestros días caracterizada por su elevado nivel de rentas) hay que unir ciertas medidas que perjudican a quienes hacemos un grandísimo esfuerzo para poder comprar nuestra única vivienda. A continuación, un comentario que el diario El País tuvo a bien publicarme hace unos días:

Buena se avecina con el IRPF. De momento están tanteando a la ciudadanía y no se han atrevido a tocar nada pero para 2006 se prevén cambios significativos en este impuesto que afecta a la inmensa mayoría.

He echado un vistazo a las modificaciones que hay sobre la mesa y si hay algo en lo que no puedo estar de acuerdo es en lo que el gobierno llama la "supresión paulatina de los dirigismos fiscales". Es una manera ambigua de decirnos que van a quitar las pocas deducciones que quedan: vivienda y planes de pensiones. Es decir, pretenden suprimir las bonificaciones a quienes decidan asegurar su presente adquiriendo una vivienda o a quienes decidan asegurar su futuro con un sistema alternativo a la Seguridad Social en materia de pensiones.

Ésto es lo peor que puede hacer un gobierno. Pero este acto es aún más miserable cuando nos quieren convencer de que la gente compra vivienda o suscribe planes de pensiones guiados sólo por una fiscalidad ventajosa. De hecho, si fuera así, ¿no sería igualmente dirigismo (en este caso negativo) el hecho de suprimir unas deducciones que existen hace más de 20 años?.

Un gobierno medianamente cabal no puede invitar al contribuyente a que confíe en las ayudas públicas para comprarse una vivienda o en la Seguridad Social para que le pague una pensión. El Estado del Bienestar español, desgraciadamente, no está preparado para permitirse ese "lujo social".
Me temo que, una vez más, la exposición de motivos sólo transluce un mero afán recaudatorio.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada